Almacenar Leña

Almacenar Leña

Estamos ya inmersos en pleno invierno y las nevadas, las lluvias y el frío hacen que pasemos más tiempo en casa. De este modo, es el momento de que tengamos todo a punto para seguir haciendo frente al temporal. Porque… ¿dónde se está mejor que en casa disfrutando del fuego con una manta, un libro o una película? ¡Placeres de la vida!
Si eres afortunado o afortunada y tienes una chimenea, estufa o cocina de leña en casa y no tienes claro dónde dejar la leña estos días de tanto frío, es muy importante que conozcas la importancia de su correcto almacenamiento. Desde Pierre Chimen Chimeneas queremos darte algunos trucos.

 

Antes de colocarlas
Antes de colocarlas, ten en cuenta que es importante cubrir el suelo donde apilarás las leñas para que la humedad del ambiente no les afecte y puedas prender correctamente el fuego. También se recomienda elevar la pila del suelo, por ejemplo, con un par de pallets, para que pase el aire.

 

El lugar de almacenamiento
Es importante que elijas un lugar nivelado para que tus leñas estén más estables y que no haya riesgo de que rueden solas. Las cantidades de leña apiladas suelen ser grandes para poder afrontar toda la temporada de frío por lo que, que estén bien colocadas y al nivel correcto es muy importante para todos. Si es posible, es recomendable dejarlas en un lugar soleado y aireado de manera que las leñas estarán aclimatadas al ambiente del aparato de leña. Si tienes un cobertizo o una estructura que cubra las leñas es mejor, ya que en caso de lluvia no se mojarán.
Además, es importante que este sea un lugar de fácil acceso ya que quedará almacenada por mucho tiempo y tiene que ser cómodo para transportar la leña a tu chimenea, estufa o cocina.

 

La pila de leña
Una vez comiences a apilar la leña, es importante que las pongas muy juntas o prácticamente pegadas por la seguridad de tus mascotas o de los más pequeños de la casa. Si existen huecos, es probable que estos quieran trepar y de este modo evitarás algún susto.
Se recomienda no apilar más de 1,30 metros ya que cuando más alta sea la pila, más inestable se vuelve y se puede caer. Para que la madera pueda apilarse y secarse en caso de estar húmeda, es importante dejar un pequeño espacio también entre la parte trasera de la pila de leña y la pared.
Una vez hayas apilado toda la leña, cúbrela con una lona o plástico por la parte superior sin que los laterales ni la parte delantera queden cubiertas.

 

Teniendo en cuenta estos sencillos trucos, contribuirás seguro al poder calorífico de tu aparato y calentarás tu casa más fácil. En Pierre Chimen nuestro objetivo es ayudarte así que si tienes dudas siempre puedes contactar con nosotros llamando al 956 657 425 o escribiendo a pierrechimen@pierrechimen.com.

Leave a reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies